21 dic. 2011

2001. A diez años… te requiero igual, internacional.



Muy buenas las notas del blog! Vamos a chamuyar un poco con F.N. y su amargura habitual para las analogías. Esta noche de honor que pasó para los subversivos, es la mejor ocasión posible para hacerlo por escrito.

La revolución que no fue, la restauración que ya fue.

No jodás, De la Rúa no vio rodar su cabeza como María Antonieta, lamentablemente voló-voló como Carlos X; el pingüino se avivó de esto y quiso ser Luis Felipe de las Barricadas, y la zafó bastante bien. Sí, el 2001 en la Argentina fue una de las postales más importantes de los que podría verse hoy como el 1830 de la Restauración : el comienzo del fin. No global, Torres out, Latinoamérica Arde, Irak y No War y el Octubre Boliviano como última y mayor batalla;

Luego de esto, la Restauración como época mundial demostró tener todavía un tiempo más por hacernos pagar, e hizo del 2001 Argentino el milagro de la “era K”: ¿Cómo? Recambio de gobiernos quemados en A.L. por otros de signo variado pero tan incalificables en términos clásicos que debimos llamar (a falta de otra cosa que amerite nombre) “posneoliberales”. Lindo y regordete crecimiento de la economía sobre el endeudamiento hogareño yanky y la muralla (fabril) china; y un Bush empantanado pero entretenido con la guerra hasta que en vez de torres se le empezaron a caer bancos.

Como bien reflejan en espíritu y letra los chicos de “los dos relatos” del post; el 2001 fue el bautismo de nuestra generación, pero nos faltaba la comunión muchachos y llegó; el catequesis de las tareas preparatorias, de las escuelas de guerra en el movimiento obrero de la ex jabón federal a kraft, de la irreductible “producción” ceramista, de la proyección internacional del trotskismo pese aunque sufrió la deserción de miles de filisteos que se tiraron a la pileta sin agua de los partidos amplios, del esfuerzo teórico por recuperar la tradición revolucionaria del marxismo, nos ha dejado parados acá. Y a diez años el combate de Plaza de Mayo hoy nuestra generación juega en primera en Plaza Tahir.

Llevamos tres años de crisis mundial capitalista, y en medio del hundimiento de Europa y entumecimiento asiático, se desarrolla un proceso de luchas muy rico (Occupy, Generación sin miedo en Chile, huelgas y movimiento estudiantil en Europa y China, etc.) y que tiene como primer y gran proceso revolucionario de nuestra época a Egipto, con su huelga general obrera, vanguardia juvenil de combate, heroísmo de masas y desafío al poder del ejército gendarme del régimen y el estado. Con ello la primavera se convierte en nuestro 1848 muchachos, y la Restauración se empieza a despedir de verdad. Sí, no hay que ser pecho frío. El nacionalismo es el peor de los pechofriismos. El 2001, no vive hoy en la cartera de la dama y el bolsillo del caballero, es parte de la historia de nuestra generación de revolucionarios, que hoy se mide con los matones del ejército del Nilo. Vaya a ellos nuestra promesa de confirmación.

Con cariños, Alejandro Cámac

19 dic. 2011

2001: una introducción y dos relatos sobre aquel diciembre



“Si no tienen pan, que coman pasteles” sentenció la reina María Antonieta a los pobres franceses, que tenían hambre por la escasez de pan. La miseria de la plebe, encontró en esta frase tan simbólica, el detonante de su ira. El cuello de la reina, sentiría luego el filo de la guillotina. Toda la historia cambiaría para siempre.

Es que a veces se desboca la historia, sobre todo cuando las masas irrumpen con ímpetu en la realidad y se hacen cargo de su destino pese a todo. Los que presenciamos aquel 2001 nacíamos de nuevo al despojarnos de las derrotas pasadas, y entregarnos a una marea humana que inundaba las calles porteñas con ánimos renovados y voluntad de poder.

El hundimiento nacional, fecundaba una nueva época; de ese barro inconcluso nació una nueva etapa para los trabajadores, los pobres y los estudiantes. La memoria histórica, pese a la década que pasó, se marca profundamente. Y todo desvío y concesión solo logra postergar los problemas, no resolverlos. Volverán las masas cuando la crisis la convoque. Y quizás estarán fortalecidas tras una década de lecciones y engaños.

Creo que Cristina, orgullosa portadora de un cinismo sin igual contra los trabajadores, podrá articular alguna frase a la altura de las de María Antonieta cuando la crisis obligue a los pobres a “comer pasteles”.

F.N.


LOS HIJOS DEL 2001.

¿Cómo olvidarnos de esos días de diciembre del 2001?. Diez años ya pasaron y la nostalgia que sirve para el futuro invade nuestras mentes. Ni bien chupete declara el estado de sitio nos encontrábamos marchando por las calles, prendiendo fuego los tachos, nos vamos cruzando con camaradas entre miles y miles que llegaban de todos los barrios. De repente sin daros cuenta, estábamos en las escalinatas del congreso cantando que se vayan todos; enfrentando a la cana en plaza de mayo luego, avanzando y retrocediendo, volviendo a avanzar. Como pudimos, a la madrugada del 20 fuimos corriendo la bola, sin celulares, sin el Factbook, que la papa era ir a descansar y prepararse para la marcha a la mañana siguiente.

Mientras avanzábamos llegaban las noticias de las madres reprimidas por la montada, que en la 9 de julio había muertos. Seguíamos igual avanzando, junto a miles, con la bandera roja del PTS firme junto al pueblo y aunque el que se vayan todos también nos “incluía” por ser políticos (aunque no los patronales obvio), no bajamos nunca nuestra bandera y a fuerza de combate en común nos fuimos ganando un respeto de miles de jóvenes en el obelisco y la diagonal norte prendida fuego .

Se rumoreaba el llamado a la huelga general que mostraría la fuerza de los trabajadores. Retumbaban en nuestros oídos la rabia y el odio al régimen capitalista, que se expandía a medida que pasaban las horas en el combate por recuperar la plaza de mayo .Con la huida de De la Rúa en el helicóptero nos entrelazamos en un gran festejo popular. “Que cagazo, que cagazo, caminan por las calles, los hijos del cordobazo”.

Luego vendrían los 5 presidentes en una semana, los cacerolazos, la batalla de floresta por el asesinato de los pibes, Bruckman y Zanón bajo control obrero, las asambleas barriales, los cortes del puente Pueyrredon.

Los recuerdos de una generación que hoy en día sigue batallando, manteniendo viva la llama del 19 y 20 en las fabricas, facultades y barrios que mas temprano que tarde volverán a encenderse y nos encontraran mejor organizados para vencer.
El 2001 grabados a fuego en nuestras retinas y mentes, parafraseando a un gran filosofo obrero: "a diez años de aquella heroica irrupción de masas, no matamos al sistema pero le dimos una linda patada en su partes nobles. Luego el kichnerismo con la fiesta económica llego con la bolsa de rolitos y aquí estamos, recordando las verdades elementales (casi un sentido común en aquel momento) de la juventud de diciembre".


A.D.


BRUKMAN, ZANÓN, RECUERDOS DEL FUTURO...

Corría el fin del año 2001. Quien escribe tenía 18 años. Imposible conseguir laburo. Ya no sabia que agregarle al CV. Creo que hasta le puse que me había recibido (a los 18 años) de ingeniero físico/químico/atómico/nuclear. La pichuleaba cortando el pasto por el barrio, vendiendo ramos de flores por Bernal, y changueando. En aquellos momentos se te hace imposible no abrir el marote a nuevas ideas. Tenés la necesidad imperiosa de darle una explicación a lo que te pasa: Arrancas pensando que quizás te portaste mal y Dios esta enojado con vos (el problema era que entonces Dios estaba enojado con todos los trabajadores en aquel momento), y terminas quien sabe donde. En mi caso, con otros compañeros con los cuales aun hoy seguimos militando, empezamos a organizarnos en el barrio, mas de 20 pibes, amigos, que de golpe empezamos a sacar una revistita, y a luchar contra un basural en la zona, propiedad de Techint, cuyo predio les había sido regalado por la dictadura.

Creo que nosotros sentíamos que estábamos en San Petesburgo en Septiembre y Octubre del 17. A la vez empezamos a participar de las asambleas barriales, que fue nuestra primera escuela de lucha lucha política. Para aquel entonces nosotros hacíamos nuestra experiencia. Empezamos a conocer a los diferentes actores de aquella película. Conocimos a toda la izquierda, y entre ella al PTS, partido en el cual militamos.

Años mas tarde, en époKas más calmas, donde la devaluación ya había hecho el trabajo sucio y los empresarios la empezaban a juntar en pala de nuevo, a uno se le hace algo mas complicado explicar la necesidad de militar. Uno debe explicar más cosas, contar más relatos, desarrollar elementos, etc. En aquel momento (2001), la que te “evaluaba” era la realidad. Era sencillo tomar partido, pues bastaba a uno mirar que hacia cada partido ante cada hecho político, y listo.

Mas que nunca la estrategia se expresaba en cada paso, o mejor aun en cada suspiro. Hoy varios compañeros nuevos se sorprenden, pero en situaciones como esas hasta los mas gorilas se ponen un traje progre. Lilita hablaba de Asamblea Constituyente por ejemplo. El PTS levantaba “Asamblea Constituyente, sobre las ruinas del régimen”. Eso me seducía mucho más. En cuanto al movimiento de desocupados, me parecía raro que todo Villa Sapito por ejemplo, estuviera con el PO, y todo Chingolo con otra agrupación, y así. Era raro que un barrio completo adhiriera a una corriente, y todo otro barrio a otra. Sospechaba que en última instancia lo que agrupaba no eran las ideas. Y me parecía mal que no haya un único movimiento de desocupados que aglutinara a todos. Los mismos que mantenían sus corralitos hablaban de la unidad (a secas) de la izquierda, era raro. Recuerdo que el PTS levantaba: “Movimiento de desocupados único, con libertad de tendencia”. Eso me gustaba más; pero mas aun me gustaba el ejemplo de unidad de la Coordinadora del Alto Valle en Neuquén, donde desde Zanón se tendía una línea de unidad para con todas las agrupaciones piqueteras, barriales, etc.

Pero volvamos a “mi experiencia” personal. Si hay algo que quería en aquel entonces (al igual que millones de personas) era trabajar. Los que hablaban de argentinazo o revolución en argentina, sonaba como mas copado. Pero solo sonaba. Yo me preguntaba, como iba a hacer la asamblea de Wilde (uno de los supuestos soviet de aquella revolución) para conseguirme trabajo. En realidad la pregunta pudiera ser más abarcativa: Como iba a hacer para expropiar las fábricas que cierren, para preparar la autodefensa, para abastecer de comida a la población si las cosas iban a mayor, etc. Ojo, yo era el fanático numero uno de las asambleas. No me perdía ni una; incluso iba no solo a la de Wilde, sino también a la de Avellaneda, y a veces a la de Don Bosco. Pero no podía dejar de pensar que eran insuficientes. Había un actor que aun no había aparecido en la película, y que para ser sinceros, en esta película (la parte primera) no iba a aparecer demasiado, demasiado como para cambiarle el final.
Pero apareció finalmente un sector del movimiento obrero. 200 fábricas, en las cuales los patrones se las piraron, fueron ocupadas por su trabajadores. Y ahí se dio un profundo debate al interior de la propia izquierda. Que hacemos control obrero o cooperativa? Una vez más, el único partido consecuente fue el PTS. Hoy, a 10 años de aquel momento, Zanón es Zanón, Brukman es Brukman.

Por aquel entonces, yo estaba cursando el primer año de la carrera de Economía. Los compañeros de En Clave Roja de Económicas, en aquel momento tuvieron una idea muy buena: Lanzaron “el comité para la planificación” económica en Brukman; esto era un grupo compuesto por laburantes de Brukman y estudiantes de economía que se proponían, de alguna forma, arrancar a hacer andar la fábrica sin patrones. Lo logramos.
En uno de los encuentros de fabricas recuperadas, Celia dijo: “Si los trabajadores podemos dirigir una fabrica, entonces podemos dirigir el país”. Creo que ahí tuve mi segundo ataque cardiaco, imposible que no se te caiga un lagrimon. Recuerdo que en momentos del acampe, cuando las obreras no podían entrar a la fabrica, me tocó estar sentado en una sillita enfrente de la fabrica, para vigilar que no se metan carneros, cuya intención era romper las maquinas. Y recuerdo que me tocó a mi ver cuando una patota de 10 monos se metían (los carneros) con esa intención, escudados por 2 patrulleros. Salí corriendo con la velocidad de Clemente Rodríguez, cruce Jujuy en verde, porque había que avisarles a las obreras, que estaban acampando en la plaza de la esquina, que se habían metido estos forros rompehuelgas. Al toque cortamos la calle, vinieron los medios, y pudimos denunciar lo que estaba pasando.

Una reflexión para recordar el futuro

No quedan dudas que el próximo año será heavy metal. No es que lo digamos los troskos, sino incluso la propia prensa burguesa lo admite. Hace 2 años, cuando la crisis comenzó a aparecer en nuestro país, algunos sectores sufrieron más que otros. Cerca de mis pagos, cerraron muchas curtiembres, y otras tantas despidieron en masa. Hay más de 10 mil trabajadores del rubro por la zona.

Hubo lucha? Por supuesto. La clase obrera es un gigante dormido, pero que sabe cuando debe despertarse. Pero, pequeño detalle, todo este despliegue, lucha, incluso tomas de fábrica de los obreros curtidores fue con un programa equivocado: Se pedía la doble indemnización. A los marxistas nos atribuyen a veces, una visión equivocada, según la cual nosotros opinamos que la clase obrera es ontologicamente revolucionaria. Nosotros no pensamos esto. La clase obrera se hace revolucionaria cuando no le queda otra. Ahora, nos quieren hacer creer que la clase obrera es ontologicamente peronista. “Peronista no se hace, se nace” nos dicen. Por que en este caso, el de las curtiembres, los obreros lucharon, tomaron fabricas, etc., pero con un programa equivocado? Porque su dirección es la que es… En el mismo sentido, la experiencia de Brukman en aquel entonces, la experiencia de Zanon en estos 10 años, no nació de un repollo.

El hecho de que Brukman, y mucho mas Zanon, sean parte de las paginas doradas del movimiento obrero argentino, se explica por la enorme energía, abnegación y valentía de estos obreros y obreras, pero también porque en estos lugares (y no en Yaguané, IMPA, o Grisinopolis) habían militantes revolucionarios del PTS, que pudieron entregar el legado revolucionario, es decir, una teoría, una estrategia, unas costumbres forjadas en la propia lucha.

A nadie le quedan dudas, dado el estado de salud de la economía mundial, que actualmente en nuestro país estamos en la calma que precede la tempestad. A nadie le quedan dudas que la crisis se la intentaran descargar a los trabajadores. A nadie le quedan dudad que se avecinan suspensiones, despidos, etc. Tampoco a nadie le quedan dudas que la clase obrera va a salir luchar, que habrán huelgas, corte de calles, tomas de fabricas, y quien sabe, tal vez futuros “diciembres de 2001” mas radicalizados todavía. Quien ganará? No sabemos. Si sabemos que para ganar hace falta esa pluma que desnivele la balanza. Esa “pluma” es un partido, inserto de cientos de fabricas, colegios, etc. Para vencer es necesaria esa fusión, como pasó en pequeña escala en Zanón. Esto es cuestión de vida o muerte para los tiempos que se vienen. Son ellos o nosotros. Necesitamos muchos miles más.

El Beto Márcico

13 dic. 2011

Blog en Reconstrucción

Comenzamos una profunda reconstrucción del blog de cara al nuevo año que no tarda en caer. Sean pacientes ya que será una larga tarea, obstaculizada por supuesto, por las vacaciones y los contratiempos que se ella derivan.


Saludos para tod@s.